La taxista juró que se vengaría

De la suerte de haberte encontrado, me quiero vengar. Del día en que la suerte te hizo parar mi taxi y yo inocente bajé la bandera ante tus ojos penetrantes. Así nos juntó la maldita. Una conversación fortuita, la casualidad de que necesitases un servicio diario durante los próximos meses y mi ingenuidad al creer… Seguir leyendo La taxista juró que se vengaría

La vie en gris

El hombre de la gabardina metió el sobre en el buzón. Acto seguido se sentó en la terraza del bar al lado de la estación de metro. Las manos le temblaban al encenderse un cigarro. Pidió un café irlandés y se concentró en jugar con el mechero mientras esperaba haciendo caso omiso de la gente monótona y malhumorada. (Haz click para seguir leyendo)